Existen hermosas oraciones católicas para acercarnos cada día más a nuestro amado Padre eterno. Te invitamos a que las realices con mucha fe y amor, para que comiences a construir una maravillosa relación con nuestro Dios de Israel.

Oración poderosa católica

Glorioso Padre Eterno, que eres creador y dueño del reino de los cielos y de la tierra, a ti que nos has dado el don de la vida te alabo y te glorifico.

Bendito seas Dios mío, pues tu misericordia es infinita para con tus hijos.

Alabado seas Padre Celestial, pues tu bondad es amorosa y es para siempre.

Te suplico nos protejas y nos libres de todo mal y nos ampares bajos tu alas impenetrables.

Oh Dios Todopoderoso salva mi alma, la de mis hijos y la de mi familia.

Eres nuestro refugio y te imploro que nunca dejes de mostrarnos tu rostro y guiarnos por el camino correcto, donde abunda la paz y el gozo de seguirte.

Confío en tu piadosa misericordia y en tu promesa de darnos vida eterna.

Te pido Dios mío, perdones mis ofensas y pecados.

Por el poder de Jesucristo.

Amén.

Oraciones católicas poderosas

Poderoso Espíritu Santo, habita en mi humilde corazón, el cual está dispuesto a servir plenamente al Dios Todopoderoso de Israel.

Espíritu Santo, te pido que ante las adversidades y ante el mal que pueda acercarse a mi seas tú mi guardián para librarme de mis enemigos y para mantener mi fe y mi adoración por Dios firme.

Espíritu Santo se mi luz, para que mi camino siempre esté iluminado y despejado para recibir tu gloria.

Se mi fuerza y mi gozo, por los siglos de los siglos.

Con el favor de Cristo Jesús.

Amén.

Oración católica para momentos difíciles

Oh Amado Dios de Israel, te pido fervientemente que en estos momentos de tribulación seas benévolo conmigo y no dejes de mostrarme tu favor.

No permitas que mi fe ni mi corazón se debiliten por causa de los que pretenden destruirme y con el poder de tu Espíritu Santo mantenme a salvo y lejos de la oscuridad.

Mi vida pongo en tus manos, Padre Celestial, para que mi vida sea guiada según tu sabia voluntad.

Soy tu sirvo fiel y te imploro escuches mi oración y seas mi pastor, quien me guía por caminos seguros en medio de las calamidades que hoy me acontecen.

Dame la fortaleza que necesito para levantarme con más fe y amor por ti y tus hermosas obras.

Bendito seas Dios de Israel y gracias por no abandonarme ante mis enemigos.

Elevo mi plegaria con fe y la confianza de que acudes a mi auxilio, por intermedio de Cristo Jesús.

Amén.

Oración católica de agradecimiento

Dios Eterno de Israel, te agradezco por la bondad que muestras ante mí y mi familia y por siempre prestar tu oído a mis oraciones y obrar milagros hermosos todos los días de mi vida.

Bendito seas Padre Celestial por concedernos la vida y despertar a un nuevo día.

Gracias por las maravillosas obras de tu creación, que me permiten deleitarme en la majestuosidad de tu fuerza y en la magnitud de tu benevolencia.

Gracias porque eres amor y misericordia y porque no los demuestras instante a instante, como el más sabio de los padres.

Gracias por el sacrificio de tu amado hijo Jesucristo, quien derramó su sangre en el madero de los tormentos para hacernos salvos y darnos vida eterna.

Gracias porque estamos bien, gracias por el pan nuestro de cada día, por mi familia y por mi hogar.

Bendito Dios Eterno, te pido humildemente nunca nos desampares y nos llenes de tu amor por siempre y para siempre.

Por el poder de Jesucristo.

Amén.

Oración católica milagrosa para recuperar la fe

Padre Celestial, hoy vengo ante ti con la tristeza en mi corazón de que mi fe ha sido quebrantada y no tengo la capacidad de vislumbrar el camino correcto.

Tú conoces mis angustias y mis confusiones y sabes perfectamente que me he arrepentido y que quiero nuevamente habitar bajo el amparo poderoso de tus alas.

Te pido que me des la fuerza que necesito para levantarme y salir de la oscuridad y caminar hacia la hermosa luz que ofrece tu gloria.

Hoy Dios mío me he equivocado y he perdido la fe, dejando de hacer cosas agradables a tus ojos; pero también hoy quiero caminar hacia tu lado para buscarte y conocerte mucho mejor.

Te necesito Amado Dios, porque solo tú me completas y me das la paz y tranquilidad que mi alma necesita.

Te ruego fervientemente que me tomes de la mano, me reclames como tu hijo y realices un milagro en mi vida que me haga salir de las sombras y del dolor.

Eterno Dios de Israel, creador y dueño de los cielos y la tierra, te suplico me muestres tu favor y tu misericordia para que mi corazón se deleite en tu amor benévolo.

Dame la sabiduría y el entendimiento para apegarme a tu ley y dame las palabras adecuadas para predicar a prójimo tu gran poder y amor.

Hoy Dios mío me humillo ante ti para pedirte que vivas en mi vida y me ayudes a restaurar mi fe por ti.

Te lo ruego con el favor de nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

Oración católica de sanación

Dios mío, te suplico por un milagro para la sanación de los que hoy se encuentran en enfermedad.

Con la sangre sagrada de tu hijo Jesús, cubro los cuerpos de los que padecen profundo dolor, para que pronto sean sanados.

Consagro con mucha fe en tus manos la salud de quienes hoy no pueden levantarse, para que cuando lo hagan, se levanten en tu gloria y puedan dar testimonio de que para ti no hay imposibles y que eres un Dios de milagros.

Danos a todos la sanación espiritual que necesitamos y fortalece nuestra fe en estos momentos en los que el dolor embarga nuestros corazones.

Te hago llegar mis plegarias en el nombre de Cristo Jesús.

Amén.